La Luna: Interpretación de su simbología (Tarot de Marsella)


La Luna representa un estado de depresión (no hay ningún ser humano en la escena, como diciendo que está hundido en sus propias angustias) y todo aquello que se nos presenta oscuro, que nos genera dudas e inseguridades, miedos generalmente irracionales. El personaje, ausente aquí, se encuentra paralizado, sin poder avanzar ni tomar decisiones.

La pálida luz de la luna hace que nada se vea con claridad. Las formas y los colores se ven distorsionados, como irreales. Hasta las sombras inocentes pueden parecer amenazantes.
Quizás lo que más grafica esta idea sean los dos perros. Aquí se aplica perfectamente aquel dicho: "como perro ladrándole a la luna". Ellos se sienten amenazados, pero no hay nada que objetivamente justifique esos miedos.

Luego de la tarea de reconstruir su propia personalidad representado en La Estrella, el personaje ausente de esta carta ha caído en esta depresión que necesitará de todo su coraje y fe en las propias fuerzas interiores para poder superar.

Se puede inferir que las dos torres que se ven al fondo de la escena representan la meta que quiere o necesita alcanzar, pero debe atravesar el sendero que custodian los dos perros y, antes que eso, debe salvar las aguas que se suponen profundas o fangosas. Este es un dilema que debe solucionar por sí mismo ya que sabe que no puede retroceder (aunque por momentos quisiera hacerlo). Retroceder significaría profundizar la depresión y su autoestima a tal punto que, quizás, podría llevarlo a decisiones extremas y graves para sí mismo.
Pareciera que La Luna ejerce una atracción regresiva y absorbe las energías del personaje ausente, debilitándolo y hundiéndolo aún más en sus miedos y vacilaciones. Incluso parece emitir lágrimas en lugar de haces de luz. O tal vez esas lágrimas sean del propio personaje ya que están dibujadas al revés (como yendo hacia la luna) de lo que indicaría la lógica.

Como se dijo, los perros están "ladrándole a La Luna". Es decir que ellos también están desorientados y con sus propios miedos, tal como el personaje. Los animales representan nuestra parte instintiva, primitiva. Aquí vemos a los perros y a una especie de cangrejo que no sabemos si está amenazante o simplemente también está luchando contra sus propios miedos porque se encuentra empantanado y no puede alcanzar la costa.
La única manera en que el personaje puede cruzar el agua sin peligro de que el cangrejo lo ataque y que los perros tampoco lo hagan, es ganándose su confianza. Es decir, "amigándose" con su parte instintiva y primitiva, de esta manera los perros podrán "olfatear" la naturaleza, la esencia de su amo y así se ayuden mutuamente para retomar el buen sendero utilizando la razón y los instintos de una manera armoniosa. Si el personaje comprende esto, sin dudas que también comenzará a tener empatía con el cangrejo. Este animal ha permanecido exactamente igual a lo largo de los siglos protegido por su dura caparazón, como un escudo formado por los instintos más básicos y antiguos. Se puede pensar también que el viejo cangrejo, en vez de ser una amenaza, puede estar invitando al protagonista ausente de esta carta a que haga pie sobre esa coraza de instintos tan básicos y fieles, para así poder cruzar al otro lado de las aguas. Inclusive más aún, quizás sea el propio cangrejo el que lo lleve hasta la orilla, salvándose los dos.

Este es el desafío que marca esta carta: la salvación de la persona reconciliándose con sí misma, con sus aspectos más básicos y esenciales que en definitiva es la única manera de superar los miedos y las dudas paralizantes y poder avanzar.


La Estrella: Interpretación de su simbología (Tarot de Marsella)


La Estrella representa la esperanza.
Es la esperanza de recuperar la armonía después de haber pasado por las experiencias tan traumáticas de la dominación del Diablo, con sus ataduras y manipulaciones, de sus pensamientos cíclicos y nocivos de los que no se podía escapar salvo que de alguna manera todo hiciera eclosión, por una repentina iluminación o por algún factor externo, como sucedió con el rayo que destruyó la rígida y asfixiante estructura de La Torre.
La mujer de esta carta está desnuda y con su actitud y postura está representando su actual humildad. Se ha despojado de ropajes que no le eran propios, como disfraces con los que se mostraba y se ocultaba del mundo.
Está arrodillada sobre la tierra, indicando su nueva conexión con lo natural, con la esencia de las cosas y sobre todo, de sí misma.

Ella está vertiendo agua de dos vasijas. Con una de ellas la vuelca sobre la tierra y con la otra sobre el río o la corriente de agua. Con esta acción se está reconectando con la vida y la naturaleza (con su propia naturaleza) y con lo que Jung definiría como el "inconciente colectivo", representado por el río.
Todo el terreno a su alrededor es verde, lo que indica que aún después de la caída desde La Torre, hay vida fluyendo. Además aparecen los primeros brotes, señalando que está naciendo algo nuevo.

Vemos también una gran estrella central y otras de colores que la rodean. En psicología suele decirse que cuando una estrella aparece en los sueños significa o sugiere una sensación de gran plenitud que surge de lo más profundo para alcanzar la conciencia. Suele suceder después de un período de caos y confusión. El resto de las estrellas sugieren quizá los diversos fragmentos de la personalidad que ya pueden comenzar a girar alrededor de un centro, la estrella mayor.

En el fondo de la escena se ven dos árboles y sobre uno de ellos, un pájaro. Al contrario de las águilas que se veían en los escudos del Emperador y la Emperatriz, esta ave está viva por lo que sugiere que la conexión entre el cielo y la tierra es ahora una realidad tangible y viva.
Los árboles representan también la conexión entre la tierra y el cielo, entre la naturaleza y lo "divino". Podría decirse que entre lo conciente y lo inconciente.
Pero además son dos los árboles. Recurriendo otra vez a la psicología, cuando algún elemento aparece en los sueños o en otras circunstancias de la psiquis, significa que algo nuevo está surgiendo o se está moviendo de lo profundo del inconciente hacia la conciencia.

Volviendo a la Estrella en sí misma, se diferencia del sol en que su luz no es quemante sino que ilumina con suavidad nuestro camino (algo similar a la luz del farol que lleva en su mano El Ermitaño). Es una iluminación que es mucho más fácil de asimilar por parte del ser humano, no como la cegadora luz del sol.

Por último hay que notar que todo ocurre a las espaldas de la mujer. Ella está muy concentrada en distribuir las aguas de su personalidad, conectando y mezclando su naturaleza humana con su parte afectiva.
Que todo lo demás esté a sus espaldas indica claramente que todo ello sucede en su inconciente. Es una transformación en lo más profundo de su ser...

http://tarotstusecreto.blogspot.com.ar/2017/03/17-la-estrella-segun-carl-jung.html
http://tarotstusecreto.blogspot.com.ar/2015/07/la-estrella-arcano-mayor-n-17-tarot-da.html
http://tarotstusecreto.blogspot.com.ar/2015/06/la-esperanza-arcano-mayor-n-17-tarot.html

La Torre: Interpretación de su simbología (Tarot de Marsella)


La Torre representa la destrucción de estructuras rígidas que ya no pueden sostenerse por más tiempo. Pueden ser estructuras mentales o de cualquier otro orden, como relaciones, sociedades o situaciones de todo tipo.

Una suerte de rayo o de "flama divina" ha destruído la parte superior de La Torre dejando el resto de la estructura intacta. Justamente, la parte superior tiene forma de corona que significaría lo mental, los pensamientos que estaban encerrados casi herméticamente y no permitían los intercambios con otras personas fuera de la construcción. Incluso pueden representar la soberbia de pensar que ya está todo como debe ser y para siempre.
Se puede ver que esta estructura no tiene puertas y sólo presenta tres ventanas demasiado pequeñas como para poder establecer una buena y apropiada conexión con el mundo exterior. El aire dentro de esa torre seguramente estaba ya demasiado denso y contaminado y si las personas que vivían allí adentro no se animaban a tomar aire fresco por su cuenta, algo "divino" lo haría por ellos tarde o temprano. Algo externo a ellos mismos es la única posibilidad de salvación. Pues si bien el golpe fue tremendo y sorpresivo y estas personas son arrojadas al piso desde lo alto de La Torre que habían construído tan meticulosamente, ellos no morirán (caen con las manos para amortiguar el golpe y mirando la tierra, es decir, lo natural)
Tal vez también se podría asimilar el rayo a la espada de La Justicia. La espada le era útil a la mujer de la balanza para discernir entre lo que estaba bien y lo que estaba mal, entre lo real y lo ilusorio, entre lo beneficioso y lo perjudicial, etc...
Hay que recordar que la carta anterior era El Diablo que mantenía a dos personajes atados a la base sobre la que el demonio estaba parado y no tenían ninguna libertad de acción ni de discernimiento. Inclusive parecían sentirse a gusto en esa situación pues ya se habían acostumbrado. Los habitantes de La Torre también estaban en una situación similar, pues se habían encerrado en La Torre por miedos o por cualquier otra razón que los mantenía allí. Quizás se sentían seguros así, protegidos... pero no se puede vivir eternamente encerrados en sí mismos y temerosos de lo que representa el mundo exterior.
Cuando una estructura se construye o se transforma con el tiempo en algo extremadamente rígido, termina resquebrajándose inevitablemente pues no tiene flexibilidad alguna. Algo así les ha ocurrido a estos personajes que vemos caer sin remedio.
El golpe será muy duro y tardarán bastante tiempo en recuperarse y volver a la vida plena y sana. Pero "la divinidad" (o la inevitabilidad de los hechos) o una súbita iluminación mental los ha sacado de allí para su salvación. Es el fin de una etapa y el inicio de otra. Nada asegura que lo que venga será mejor, pero sí que tendrán la oportunidad de que realmente sea mejor. Las pequeñas bolas de colores que caen junto con ellos es la parte buena que se ha salvado y que les servirán para su nuevo comienzo. Los brotes que se encuentran diseminados en todo el terreno cercano indican justamente que algo nuevo está naciendo....


http://tarotstusecreto.blogspot.com.ar/2017/03/16-la-torre-segun-carl-jung.html
http://tarotstusecreto.blogspot.com.ar/2015/07/la-torre-arcano-mayor-n-16-tarot-da.html
http://tarotstusecreto.blogspot.com.ar/2015/06/la-fragilidad-arcano-mayor-n-16-tarot.html



El Diablo: Interpretación de su simbología (Tarot de Marsella)


El Diablo lleva el número 15. Si lo reducimos a un dígito, obtenemos el número 6 (Los Enamorados), la carta de la indecisión, de las dudas, de las ataduras que es necesario romper para seguir lo que dicta el corazón.
Otro buen dato previo acerca de esta carta es que en el Tarot egipcio, este Arcano número 15 lleva el nombre de La Pasión.

Este personaje es un ser verdaderamente extraño, aunque a medida que vamos reconociendo sus formas, características y actitudes podremos notar que muchas de ellas nos son familiares en ciertos aspectos. Hay que tener en cuenta que El Diablo confunde pues él es confuso en sí mismo.

Empezaré por una que puede resultar de lo más más obvio. El Diablo es hermafrodita. Tiene órganos genitales masculinos y senos femeninos. Esto puede indicar que tiene la fuerza y el empuje del hombre y la sutileza e intuición de la mujer para poder introducirse en el inconciente de la persona a la que quiere tener bajo su dominio. Hasta tiene una expresión que puede resultar simpática. Es la manera muchas veces sutil y ambigua con la que trabaja. Se dice que la mayor habilidad del Diablo es hacernos creer que no existe.
Tiene alas, aunque sean de murciélago, y por lo tanto es un ser "celestial" pero nocturno, que se mueve en la oscuridad. Después de todo Satán fue un ángel expulsado del cielo. Un ángel caído, como suele decirse. Traído al día de hoy, puede decirse que El Diablo es un aspecto del subconciente. Un arquetipo...
También vemos que El Diablo está ubicado por encima y por detrás de los otros dos personajes de la carta. Esto confirma la idea de que el ámbito en que se mueve es por detrás, en el inconciente. No lo vemos, pero allí está dirigiendo nuestras vidas a su gusto.

En la antigüedad se representaba a este personaje con formas netamente animales, bestiales y terroríficas. Esta carta refleja la evolución que fue teniendo a través de los siglos. Así vemos que, a pesar de que persisten ciertos rasgos animales (como los cuernos y las garras), es mayormente humano. Esto indica que todo lo que puede haber de malo habita en nosotros mismos y, como decía antes, se ubica más precisamente en la parte inconciente, lo que hace que la sutileza de su accionar sea más efectivo y más profundo, tan sutil que cuando nos damos cuenta de que alguna actitud "diabólica" nos está dominando, ya es tarde... y debemos trabajar para liberarnos de su dominio.


El Diablo del Tarot tiene una actitud burlona. Por un lado hace una imitación del gesto de Jesús, con su mano derecha señalando hacia el cielo y con la otra hacia la tierra. Aunque en esta última sostiene una espada, burlándose también de La Justicia, pues la sostiene descuidadamente, sin darle importancia. Hay que recordar que la espada de La Justicia es la que nos permite discernir entre una cosa y la otra, entre lo bueno y lo malo, entre lo correcto y lo incorrecto, entre lo justo y lo injusto, por ejemplo.

Por último están los dos personajes que permanecen a los pies del Diablo. Ellos tienen casi más características animales que humanas. Orejas y cola de burro, cuernos y patas con garras. Su conciencia está absolutamente limitada, tanto que hasta las propias expresiones de sus rostros aparentan conformismo y un estado de semi conciencia. Llevan las manos a la espalda, por lo que no podemos saber si también tienen garras (es de suponer que sí) o si las tienen atadas. Sea como fuere, no las tienen libres para hacer lo que quieran hacer. Sólo las moverán si se les indica que lo hagan, mientras tanto permanecerán en esa actitud en una inercia enfermiza.Para completar la idea de sumisión absoluta a su dominador, ambos permanecen atados a la base sobre la que está parado El Diablo. No tienen la más mínima libertad y de esta situación sólo podrán salir por una toma de conciencia profunda o por medio de una sacudida catastrófica y dolorosa, como nos indica la carta que sigue a la del Diablo, La Torre...

http://tarotstusecreto.blogspot.com.ar/2017/03/14-la-templanza-segun-carl-jung.html
http://tarotstusecreto.blogspot.com.ar/2015/07/la-templanza-arcano-mayor-n-14-tarot-da.html
http://tarotstusecreto.blogspot.com.ar/2015/06/la-temperancia-arcano-mayor-n-14-tarot.html


La Templanza: Interpretación de su simbología (Tarot de Marsella)


En algunos otros Tarots marselleses aparecen las jarras que manipula el ángel de La Templanza de dos colores: rojo y azul. En este caso, esos colores están en su vestido por mitades iguales. Entonces, los fluidos que está mezclando pasando de una jarra a la otra pueden representar varias cosas. Por ejemplo, el espíritu y la carne; lo masculino y lo femenino, el Yin y el Yang o el conciente y el inconciente. Pero para producir este trasvasamiento, esta búsqueda de la armonía entre dos elementos opuestos, antes debe producirse un cambio interior, en la mente. Eso simboliza el ángel de La Templanza.

El hecho de ser un ángel y de tener alas celestes, que el líquido sea celeste y la mayor parte del suelo que pisa también, indica que es un ser que está más allá de lo humano. Se lo puede considerar como algo divino, pero en definitiva es que participa el inconciente de la persona, sin participación del Ego...
Según Jung, el ángel personifica el acceso al conciente de algo que está surgiendo de lo más profundo del inconciente.

Viendo sus cabellos y los brotes que aparecen detrás del ángel, se puede notar que son de color amarillo. Este color representa el poder de discernir y discriminar, la memoria y las ideas claras, el poder de decisión y capacidad de juzgarlo todo. También ayuda a la persona a ser organizado, a asimilar las ideas innovadoras y aporta la habilidad de ver y comprender los diferentes puntos de vista.

Esta carta marca el momento en que un cambio trascendental en la psiquis de la persona está por acontecer y se producen después de la aparición El Colgado, que ha dejado sufriendo y en suspensión a la persona, o de La Muerte, que había disgregado lo más esencial de su personalidad y ahora puede alcanzar nuevas motivaciones, o como se dice, una nueva líbido que sabrá aplicar en otras metas a alcanzar, a otro camino a seguir en su vida.

Se puede decir que el significado o el trabajo esencial de este ángel es el de reunir, contener, preservar y sanar.
En su frente lleva una flor roja de cinco pétalos que semeja en cierta forma a un mandala, símbolo de la quintaesencia (o la esencia central, básica, final)


http://tarotstusecreto.blogspot.com.ar/2017/03/14-la-templanza-segun-carl-jung.html
http://tarotstusecreto.blogspot.com.ar/2015/07/la-templanza-arcano-mayor-n-14-tarot-da.html
http://tarotstusecreto.blogspot.com.ar/2015/06/la-temperancia-arcano-mayor-n-14-tarot.html